[ Pobierz całość w formacie PDF ]

 

 

 

 

Fray Servando Teresa de Mier

visto como superhéroe

 

 

 

Uriel Iglesias Colón

 

 

Instituto Universitario de Ciencias de la Educación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fray Servando Teresa de Mier visto como un superhéroe

 

Introducción

 

Como necesidad moral de las culturas, civilizaciones y estados modernos, pero ante todo, como una necesidad de las sociedades que engloban la brillante y variada población que, a su vez, hace énfasis en su orgullo de pertenecer a una nación con todo el peso histórico que esto conlleva, conforme la misma va cambiando, surgen personajes históricos que ocupan el lugar de modelo a seguir, personajes con un grado de idolatría avanzado que, a su vez, permite formar una unión especial de razas y géneros, todos subyugados bajo el peso de una imagen particular, un ser humano que contribuyó en momentos pasados a la grandeza que hoy en día poseen las naciones cualesquiera sean, y es en este momento cuando se le da el mote de héroe, patriótico o no, a estos personajes casi fantásticos, pero totalmente brillantes y maravillosos.

Para plantear este fenómeno en un ámbito mucho más particular, la referencia exacta será México, y en especial un período en el que se formó la nación tal como es hoy: la época independencista mexicana, de la que surgen héroes nacionales cuyo papel fue representar y defender a la patria mexicana; ahora, aunque ya no están presentes, siguen forjando a las nuevas generaciones con ideales pulcros y justos para una identificación plenamente mexicana. De entre los personajes que tuvieron participación durante este movimiento, uno de los más controversiales, incoherentes, y muchas veces olvidado, es fray Servando Teresa de Mier, quien tuvo participación activa durante los últimos años de esta revolución, aunque ya lo había hecho de manera pasiva anteriormente. Este personaje, quien fuera famoso por su espectacular dominio de la oratoria y sus ideas alocadas, logró pisar terrenos altamente controversiales, siendo quizás el principal, su discurso del 12 de diciembre de 1794; en el terreno político llegó a destacar en el congreso legislativo, por ser aferrado y con una afirmación que hasta hoy en día, a casi 180 años de su muerte, sigue vigente: defender la república centralista. Ahora bien, si es cierto que han pasado muchos años de su muerte, la vida novelesca de este personaje ha estado sujeta a muchas opiniones que lo han comparado con otras vidas igualmente agitadas, por eso no es extraño que, viviendo en pleno siglo XXI, se recuerde la vida de Don Servando, pero ahora comparada con la vida cotidiana de un superhéroe, como es el mundialmente conocido Batman. Sus características comúnes son: no tener los superpoderes que generalmente poseen los superhéroes; exaltar características como la oratoria, un arma especialmente eficaz todo ello analizado en una investigación de carácter documental, con el único propósito de encontrar un modelo no-convencional a seguir; se buscará encontrar al personaje que pueda ocupar el lugar de superhéroe de la nación, con base en las características propias del superhéroe, y así se obtendrán los medios para forjar nuevos patriotas, pero desde los ideales de un hombre cuya forma de razonamiento era diferente a muchas otras.

 

Método

 

En primer lugar, fue analizar la figura del superhéroe, partiendo de la selección de Batman como punto de análisis y escoger una serie dentro de la historia del mismo; acto seguido, leer acerca de la teoría de los superhéroes que fue vital para detallar las características propias. Posteriormente leer sobre fray Servando, tanto sus memorias como dos biógrafías, para tener información más completa, después igualmente detallar características y compararlas con las del superhéroe, que es figura en esta investigación; al final reunir analíticamente lo obtenido, para ver si es compatible la idea de ver un personaje histórico como un superhéroe.

 

1. El superhéroe

              1.1. ¿Qué es un superhéroe?

             

Un superhéroe es un personaje ficticio que demuestra coraje y valentía, siempre tiene un objetivo: luchar contra el mal y defender a los inocentes del mismo. En 1938 debutó el famosísimo Superman, gracias a él, podemos decir que el término superhéroe adquirió la connotación que hoy en día tenemos, tal y como afirma Richard Reynolds. El superhéroe representa la versión moderna de los héroes mitológicos y también una evolución de diversos personajes literarios creados en el siglo XIX, ya que vemos muchas cualidades y defectos de estas dos cunas.

Los superhéroes tienen características en común:

a)     Todos poseen un origen determinado que marcó el rumbo de sus vidas, los cuales son diversos, y entre ellos encontramos los siguientes: por radiaciones que alteran la fisiología del superhéroe (Spider Man, los Cuatro Fantásticos), por objetos que les dan poderes (Linterna Verde), por accidentes (Hulk), por traumas (Batman, Punisher), extraterrestres (Silver Surfer, Superman), por un legado que deben defender (The Phantom), como personajes directamente traídos de la mitología (Thor, Hércules, la Mujer Maravilla), por experimentos (Capitán América), tecnología moderna (Iron Man), magia (Doctor Strange), por nacimiento (X-Men) e inclusive por convicción, como pueden ser los demonios que luchan por el bien de la tierra (Spawn, Hellboy, Etrigan/Jason Blood).

b)     Los superhéroes manejan una identidad secreta, un álter ego que es desarrollado principalmente para proteger a sus familias y conocidos. Esta identidad secreta nos remonta a las historias de tener un doble, como en diversos relatos en que la sombra o un objeto toma características totalmente humanas y reales; también se puede definir ese doble como el estado de dopplegänger (acuñado por Richter) que nos habla desde la psicología de una posesión del yo, el conflicto entre el super yo y los impulsos malignos del ello, y que explica esencialmente las conductas, a veces agresivas e inexplicables, de algunos superhéroes. Asimismo, dentro del mundo de los superhéroes podemos hablar de la existencia del dopplegänger, como puede ser Bizarro de Superman; también aparece una versión mucho más peligrosa y amorfa como el propiamente llamado dopplegänger, de Spider Man, que representa toda la maldad en un ser de ocho extremidades, aliado del asesino serial y simbiótico Carnage, hasta que le mata por ser incontrolable (aunque se dice que vuelve incluso de la muerte) y termina siendo un enemigo en potencia hacia todo ser viviente, por su naturaleza.

c)     El mal se expande por todos lados, cualquier superhéroe que se digne de serlo debe tener un número importante de enemigos, muchos de éstos son de carácter anónimo o gente normal, ladrones comunes que se dedican a hacer pasar malos ratos a los defensores del bien.

d)     Todos los superhéroes tienen un archienemigo, la antítesis del bien y representante directo de la maldad. Los archienemigos se diferencian de cualquier otro enemigo por ser un constante peligro, en ocasiones más para el superhéroe que para la sociedad; tienen un ingenio superior al de los enemigos normales, visitadores frecuentes de cárceles y muchas veces bastante predecibles. Numerosos superhéroes tienen más de un archienemigo e incluso podemos hablar de archienemigos que aquejan universos de superhéroes y, en ocasiones, que involucran a más de un superhéroe (ej: Carnage de Spider Man, el Guasón de Batman, Apocalipsis de los X-Men, Galactus de Silver Surfer, Thannos en el universo de Marvel). En situaciones extrañas, los archienemigos llegan a formar una alianza con los superhéroes, debido a un mal mayor que asola el mundo y que afecta sus intereses directamente (ej: Onslaught y Apocalypse representan un mal mayor en el universo de los X-Men, por lo que se formó la alianza entre la brotherhood of mutants liderada por Magneto y los X-Men de Charles Xavier, acérrimos rivales normalmente, pero unidos debido a un mal común).

e)     La contraparte de un superhéroe, sin llegar a ser archienemigo, son los llamados anti-héroes. Ellos son, en muchos casos, enemigos que pasan a ser archienemigos y terminan por hacer una alianza extraña contra un mal en común, aunque quedándose en el lado del bien; los antihéroes poseen generalmente ese lado sentimental del que el archienemigo carece, mantienen un carisma especial y muchas veces se transforman en un prototipo de superhéroe más rudo (ej: Azrael). Los antihéroes son, muchas veces, aislados y solitarios, tienen una percepción muy particular del mundo y terminan por coincidir con el bien y cambiar de lado (ej: Venom, Etrigan). También se puede considerar como antihéroe al némesis del superhéroe (ej: Sabretooth de Wolverine, Venom de Spider-man), ya que son personajes que están en contra del superhéroe, pero no necesariamente en contra del bien.

f)       Una ley y código moral inviolable (probablemente la versión evolucionada de los antiguos códigos medievales que manejaban las órdenes religiosas militares, como la orden del temple y la orden del hospital) que les hace ser muy aguerridos y combativos.

g)     El superhéroe siempre cuenta con la ayuda de un cabecilla (ej: Charles Xavier de X-Men) o en su defecto, de una persona normal que le anima (ej: Mary Jane de Spider Man) y que le proporciona una ayuda especial en sus citas con el crimen (ej: Alfred de Batman); asimismo llegan a tener la participación de admiradores que les alientan y de jóvenes aprendices (ej: Robin). Estos personajes indispensables son frecuentemente usados como rehenes por los enemigos.

h)     Para una identificación con la sociedad, el superhéroe utiliza un emblema personal que adquiere significados especiales y representa parte de sus habilidades, esto además permanece plasmado como parte de su traje. Hay dos convenciones en cuanto a los trajes de los superhéroes: el lenguaje que son las reglas que dicen al superhéroe qué tipo de uniforme utilizar y el parole (o palabra) que son los signos del traje y su simbología.

i)        Muchos superhéroes se reúnen en grupos específicos para combatir al mal (ej: Los Avengers, la Liga de la Justicia).

 

1.1.1.    El nacimiento del superhéroe en el siglo XX

 

Como había mencionado, los superhéroes evolucionan directamente de los personajes románticos del siglo XIX y de personajes mitológicos. Surgieron como una necesidad por tener modelos a seguir, héroes modernos que protegieran a la gente y a las normas sociales para poder mantener la paz entre las naciones; también se puede decir que influyó la Segunda Guerra Mundial, pues dio pie a que nacieran superhéroes como el Capitán América y muchos enemigos que tenían cierto parecido con el del partido nazi. El superhéroe llegó a completar un legado que no tenía cabida en la literatura ni en la historia, llegó como una forma alternativa y visual, pues este nació en los cómics.

 

1.1.1.1.          Su surgimiento en el siglo XX

 

Entre las décadas de los treintas y los sesentas, nacieron los superhéroes mundialmente conocidos e íconos de una generación nueva. Tenemos que en la misma década de los treintas, surgen las dos principales casas productoras de cómics que existen hasta la fecha DC Comics y Marvel Comics. DC comics (originalmente la abreviación de Detective Comics) fue fundada en 1934 y tiene entre sus filas, principalmente, a superhéroes como: Superman, Batman, la Mujer Maravilla, Linterna Verde, Aquaman y Flash; en contraparte, Marvel Comics fue creada en 1939 (primeramente llamada Timely Comics) y tiene entre sus filas a: Spider Man, los Cuatro Fantásticos, Hulk, Iron Man, Capitán América, X-Men, Thor y Silver Surfer.

              Se puede observar que las primeras versiones que surgieron de los superhéroes, aparentemente carecían de humanidad y sentimientos, esto está claramente dicho a través de la famosa frase de Lex Luthor (archienemigo de Superman): “Los dioses son seres egoístas con capa que vuelan por los aires sin el más mínimo respeto por los derechos y no comparten el poder con la gente”. Esta frase representa fielmente lo que era un superhéroe en el principio: una especie de semidios, muy al estilo de las mitologías antiguas, como la griega. Así como Superman era considerado un ser divino y soberbio, con la misma suerte corrieron todos los personajes en sus primeros años de vida, ciertamente eran seres normales en su identidad, pero siempre estuvieron distantes de los humanos, y esto como producto de esa imagen a seguir. Con la llegada de estos personajes tremendamente poderosos luchadores del bien, llegaron los luchadores del mal, villanos muy complejos que eran los antagonistas directos de esta nueva clase de salvadores; con ese pensamiento mesiánico y aunado a la guerra mundial y la situación difícil que vivía el mundo en esas décadas, la imagen del superhéroe fue bien vista.

              Con el surgimiento en cómics, posteriormente comenzaron a crearse series en televisión e incluso películas de los superhéroes primigenios, éstas siempre daban una moraleja especial y tranquilizaban a la sociedad con la esperanza de que ese superhéroe que veía, los protegiera del crimen y del mal.

1.1.1.2.          Su evolución hacia final del siglo

 

Hacia las décadas de los ochentas y noventas, comenzó a surgir una nueva clase de superhéroe, como lo es Spawn. Un nuevo superhéroe que en realidad es un demonio traído a la tierra por un deseo infinito de venganza, que no logró cristalizar en su vida pasada y que tratará de lograrlo en la vida post-muerte.

Asimismo, el superhéroe tuvo un cambio radical en su forma de ser, se volvió totalmente un ser con sentimientos, que en ocasiones le hacían debilitarse; los superhéroes sufrían con relaciones amorosas y detalles que ablandaban su carácter y los volvían como seres humanos, alejados de esa divinidad que en un principio mostraban. Podemos ver a un Batman sufriendo frecuentemente por los tormentosos recuerdos de sus padres y sus amoríos con Gatúbela, un Spider Man llorando por el amor de Mary Jane y un Superman que el ver a un inofensivo niño en apuros le debilita, de la misma forma que lo haría la kriptonita.

En los tardíos noventas, llegó la publicación que causó muchas lágrimas: La muerte de Superman. Con este terrible desenlace acaba un ciclo de superhéroes; si antes los justicieros modernos se rebajaron del nivel divino al humano, con la aparición de este cómic llegó el punto en el que los superhéroes realmente podían morir, fue el paso que dieron hacia la mortalidad totalitaria. Asimismo, en estos recientes años aparece con mayor frecuencia la imagen del antihéroe.

 

1.1.2.    Características de los superhéroes hacia fines del siglo XX e inicios del XXI

 

La evolución mencionada anteriormente, dio toques románticos al concepto de superhéroe; ahora sí podemos recordar la imagen de los miles de fanáticos de Superman llorando por su muerte, de la misma forma que la criatura lloró por la muerte de su creador, Víctor Frankenstein, en los gélidos vientos glaciares. Partiendo de esta etapa, la más reciente del superhéroe, más humano y mortal, podemos encontrar características que los ligan directamente a la sociedad:

a)     El superhéroe comienza a adquirir propiamente debilidades humanas, como son los sentimientos de compasión y amor.

b)     Los enemigos se vuelven mucho más creativos y astutos, pero también se ven afectados por el efecto contrario, el ser traicioneros les hace ser indignos de confianza, creando intolerancia y problemas cuando se forman alianzas entre ellos (el mal se vuelve contra sí mismo).

c)     El origen que tenga el superhéroe, muchas veces le atormenta y le deja cierta nostalgia.

d)     Ciertamente el superhéroe es hábil, esto podemos verlo reflejado cuando trata de solucionar problemas que no siempre pueden resolverse con la fuerza bruta, denota ingenio y astucia, pasa a segundo grado el tener mayor fuerza.

e)     Uno de los principales aliados y enemigos al mismo tiempo es la sociedad, vemos gente que los admira y apoya (como lo que le sucede a Spawn al encontrar un apoyo incondicional en los vagabundos), y otros que les temen, como le sucede a Batman/Azrael.

f)       La dualidad que encarna el justiciero remarca ciertos hechos que llegan a ensuciar su carrera.

g)     Sobre todo, se presenta un mal mayor al que se combate, esto último se da mucho en los años más recientes, por lo que se recurre a tener alianzas entre archienemigos, superhéroes y antihéroes, de una manera muy peculiar.

 

1.2. Acerca de los superhéroes sin poderes

 

Existe una discusión singular con respecto a si todos los superhéroes tienen o no superpoderes, mucha gente admiradora o estudiosa del tema piensa que es necesario tener superpoderes para poder pertenecer al género de los superhéroes, pero algo innegable es que hay ciertas habilidades que se compensan y, por lo tanto, personajes como Batman, The Phantom y Punisher, que son superhéroes sin poderes, pueden realmente entrar en esta última clasificación, debido a la labor sobrehumana que realizan, que complementan con tecnología y otras habilidades que desarrollan a lo largo de su vida; además de ser superhéroes mucho más cercanos a los hombres y no tan distantes, pues los hombres no poseen superpoderes.

 

1.2.1. ¿Realmente hay superhéroes sin poderes?

 

Como mencioné en el apartado anterior, técnicamente no podría existir el género de superhéroes sin poderes, pues éstos formarían parte del amplio género de personas simplemente dotadas, que han cultivado de un modo superlativo sus facultades. Basándonos en la definición del superhéroe, podemos ver que éste surgió como una necesidad de la sociedad y, por eso mismo, son humanos o tienen forma humana, son seres que están al mismo nivel que los demás. Por ello surgió la necesidad de hacer un superhéroe sin los poderes de origen divino, personas normales marcadas por un acontecimiento especial en sus vidas que les hizo crear el espíritu combativo contra el mal, entrenarse y cultivarse, buscando apoyo en otras habilidades, como la tecnología y un conocimiento sorprendente. Esto hizo creer a la gente que en realidad podían ser superhéroes de su propia vida, a su vez esta imagen tiene un impacto impresionante, por lo tanto, puede haber superhéroes sin superpoderes.

 

1.2.2. Análisis de Batman

 

El ejemplo más claro y especial de los superhéroes sin poderes es, sin duda alguna, Batman. Batman/Bruce Wayne es un playboy, un millonario que perdió a sus padres a una temprana edad, evento que le causó el trauma que nunca logró superar. La historia de Batman/Bruce Wayne es bastante humana, pues a partir de ese accidente el niño quedó marcado y, posteriormente, creci...

[ Pobierz całość w formacie PDF ]